viernes, 28 de agosto de 2009

HISTORIA DEL PUENTE DE ALMARAZ

Almaraz es una palabra árabe, que significa” El Encuentro”, nos dice la Historia de España: El mismo año que se firmo la capitulación de Teodomiro, Mérida se rindió a Muza después de un largo asedio que termino con la capitulación de la ciudad en condiciones ventajosas para sus habitantes, Muza se encamino desde la capital de la Lusitania a la antigua urbe regia de Toledo, donde se hallaba Tarid, quien al saber su próxima llegada y pasando el río Tajo se reunieron en un lugar llamado Almaraz, situado en el distrito de Caesarobriga.
Por este lugar pasaba una de las mas famosas calzadas romanas que unían Toledo con Mérida, junto a dicho puente había un poblado romano a la orilla izquierda del Tajo, estas ruinas llamadas de Villavieja, es por lo que algunos historiadores creen que lo que conocemos hoy por el puente de Almaraz fuese contruido sobre los antiguos restos del un puente romano.
El puente de Albalat sobre el río Tajo, hoy día conocido por el puente de Almaraz, fue una de las importantes obras públicas construidas durante el reinado de Su Majestad Católica Carlos I de España y V de Alemania. Fue propuesto por la ciudad de Plasencia y costeado por ella misma y otros muchos municipios de la zona, entre ellos la Campana de Albalat, y contó con el apoyo personal del Emperador. Su construcción se terminó probablemente en 1552. Se encuentra en la parte norte del término de la villa de Romangordo, a algo más de 4 Km. de la villa de Almaraz.

En el lugar que ocupa hoy el puente, había un paso de barcas, el cual pertenecía a la ciudad de Plasencia, por lo que obtenía grandes beneficios con el paso en las barcas, del ganado de la cañada leonesa.
El primero que quiso realizar este puente fue don Francisco de Monroy, señor de Belvís, en 1497 oponiéndose la ciudad de Plasencia, la ciudad placentina, y por el año
1514, la Mesta se dirigió a la reina doña Juana solicitando su construcción, pero otra vez la negativa de Plasencia se hizo patente.
Es en 1530, cuando se consiente su realización. El sistema de financiación fue el de reparto por todos los pueblos de la Tierra de Plasencia, así como otros a los cuales beneficiaba la obra.
Uno de sus arquitectos fue Juan de Álava, y como aparejador estaba Martín de Ordieta, el cual también trabajo en 1532 en el puente de Alcántara y en el año 1538 en las reparaciones del puente de san Lázaro de Plasencia. Es curioso que este puente de Almaraz no sea recto, sino que hace un pequeño ángulo, quizás por haber sido corregido su primer trazado, el cual iba a ser de tres arcos, pero ambos tuvieron en el trazado tuvieron discrepancias sobre este trazado y sus modificaciones. De los muchos canteros que trabajaron en el puente recordaremos a Juan de la Renta, cantero asentador y a Pedro de Ávila, cantero labrante.
Tiene una longitud de 127 m., una anchura de 6,8 m. sin contar los pretiles y 38 m. de altura. Consta de dos arcos, el de la derecha teniendo en cuenta el curso del río es de medio punto con una abertura máxima de 33 m. y el izquierdo es de ojiva apuntada con una abertura de 17 m. Ambos arcos descansan sobre un pilar central que es semicircular a cada lado con un diámetro de 10,35 marcados. Hay tallado en relieve un gran escudo del Emperador Carlos en que puede verse muy bien el águila bicéfala. El arco ojival presenta la particularidad de tener tres filas de dovelas.
De acuerdo con el emperador Carlos I, la ciudad de Plasencia decidió a comenzar obra, probablemente en los primeros años del siglo XVI. La empresa se encomendó al maestro Pedro de Uría. Esta información aparecía en la siguiente inscripción que existió en el puente y que nos ha transmitido Antonio Ponz (siglo XVIII) en su obra "Viaje de España":
ESTA PVENTE HIZO LA CIVDAD DE PLASENCIA ACABOSE AÑO 15--REYNANDO EN ESPAÑA LA MAGESTAD CESAREA DE CARLOS V. EMPERADOR. FUE MAESTRO PEDRO DE VRIA.

Nota: Antonio Ponz da como seguras las dos primeras cifras de la fecha, de las dos últimas dice que estaban deterioradas y que le parecía que eran 52.
Fue en la guerra de la Independencia contra los franceses, donde el puente de Albalat cobró un verdadero protagonismo. De los cinco puentes que había sobre el Tajo, éste era el más estratégico y el de mayor importancia para la progresión de la guerra, dado que estaba en la carretera principal que comunica a Extremadura y Portugal con Madrid.
Después de muchas batallas por su control, el puente de Albalat fue parcialmente destruido por orden del general Cuesta a principios de 1809. Su reconstrucción tuvo que esperar más de 30 años. Entre los vecinos de los pueblos cercanos se empezó a oír esta leyenda: Puente de Albalat, si te caes, no te levantarás, y si te levantan, no como estás.
Fue en 1841, cuando dos diputados extremeños D. Joaquín Rodríguez Leal y D. Gonzalo María de Ulloa, conde Adanero, propusieron al gobierno la reconstrucción. Al no comprometerse el Gobierno, consiguieron el permiso para reconstruirlo por su cuenta a cambio de amortizar los gastos cobrando el pontazgo durante algún tiempo.
La obra fue presupuestada en 1.350.000 reales que, una vez finalizada la obra, subió a los 2.000.000 por lo que el Gobierno de S.M. concedió diez años más del disfrute del pontazgo. La obra se finalizó en 1845.
Recientemente, durante la construcción de la vecina Central nuclear de Almaraz, se reforzó su resistencia inyectando cemento en su estructura por miedo a un posible fallo al pasar sobre él los reactores de dicha central."
Lugar de la inscripción :
Según Antonio Ponz la inscripción estaba debajo de un escudo del Emperador Carlos I (V de Alemania), pero no debajo del escudo hecho con gran magnificencia que hay en la parte exterior del pilar central, sino debajo de otro de proporciones más reducidas que había en uno de los lados de la plaza que el pilar central forma en su parte superior.
Madoz escribe en 1848, tres años después de concluida la reconstrucción del puente de Albalat: : "Esta obra colosal y osada como la época en que se ejecutó, fue costeada por la ciudad y tierra de Plasencia en el reinado de Carlos I, y dirigida por un tal Pedro de Uría cuyo nombre sólo se encuentra en la inscripción que existe aún colocada en la glorieta que forma el puente en el medio, en cuyo sitio se hallan también al lado izquierdo el escudo de armas reales, y en el derecho el de la ciudad de Plasencia".
La inscripción hoy: Muchas de las publicaciones que dedican algún espacio al puente de Albalat suelen mencionar esta inscripción como existente todavía, pero esto es totalmente erróneo. Desgraciadamente esta inscripción ya no existe ni en el lugar donde la sitúan las descripciones antiguas del siglo XVIII y del siglo XIX , ni en ningún otro lugar del puente.
El enigma de la desaparición de la inscripción :
Según Madoz, la inscripción existía todavía en 1848, tres años después de la reconstrucción del arco roto durante la guerra de la Independencia, por lo tanto es seguro que no resultó dañada por ninguna de las escaramuzas militares que durante esa guerra tuvieron lugar en su entorno. Siendo esto así, cabe preguntarse ¿Por qué y cuándo fue quitada del puente la inscripción? ¿Fue trasladada a alguna parte? De haber habido un robo cometido por personas particulares o un expolio consentido por las autoridades de la época, esto debió de ocurrir hace más de 70 años, pues las personas de Romangordo que superan hoy, abril de 2005, los 80 años de edad han conocido siempre la glorieta del puente en el estado que presenta actualmente.

En la obra titulada Almaraz se da la siguiente información en la página 196: "Esta colosal y osada obra fue costeada por la ciudad de Plasencia hecha por orden del Emperador Carlos I, y dirigida por don Pedro de Uría, como consta en la inscripción que existe en la glorieta que forma el puente en medio". No obstante esta afirmación, en la página 207 se sitúa la inscripción en un lugar distinto: "En la parte superior del cubo o parte cilíndrica del pilar por el lado del poniente, como veremos después, destaca en relieve y gran tamaño, esculpido, el escudo imperial de Carlos V que pone su impronta en el monumento con el águila bicéfala. Debajo, en una cartela, está grabada la siguiente inscripción: ESTA PVENTE LA HIZO LA CIVDAD DE PLASENCIA ACABOSE AÑO 1537 REINANDO CESAR AVG. CARLOS V EMPERADOR. FUE MAESTRO PEDRO DE VRIA"
En la obra Puentes de Extremadura se afirma: "Esta magnífica construcción realizada por el maestro Pedro de Uría se acabó en el año 1537 bajo el reinado de Carlos V, según se lee en la inscripción conservada en el pilar central del puente".
Este verano aprovechando mis vacaciones, me dedique a verificar y localizar algun resto de la inscripción, asi como otros de civilizaciones anteriores, romanas o árabes, de esta ultima aún queda, pero de lo anterior mi resultados resultaron negativos, al menos por el momento, pero este trabajo, es una carpeta abierta a la investigación, y a la aportación de todos los que quieran colaborar con nosotros.

Departamento de Investigación y Divulgación de la A.C.P. ”PEDRO DE TREJO”
SEMBRANDO INQUIETUDES
.

lunes, 17 de agosto de 2009

CONVENTO DE LAS CARMELITAS.1628-1963

Según nos comenta Fray Alonso Fernández, este convento fue fundado por Doña María de la Cerda Porcallo, sobre la casa en que vivía junto a la Iglesia de El Salvador, y nos decía que aún no habían entrado monjas en él, cuando lo escribía en 1627.
Las monjas ocuparon el convento según se lee en la inscripción del coro bajo de la Iglesia, el dia 27 de Enero de 1628.
Fue María de la Cerda la fundadora de este convento, era hija de Vasco Porcallo y de Isabel Moscoso y nieta de Hernado de la Cerda y de Catalina de Trejo.
Se caso dos veces, la primera vez con Juan de Villalba, sin sucesión de su enlace- La segunda con Luis de Camargo, del que tampoco obtuvo sucesión.
En este lugar estuvo Santa teresa de Jesús, para hacerse cargo del terreno sobre el que se iba a fundar el cenobio de la orden del Carmelo. Este momento se recuerda en una inscripción que se conserva a lo largo del coro bajo de la iglesia, es policromada, y en ella se puede leer : “EN ESTE MISMO LUGAR PREDIJO NUESTRA MADRE SANTA TERESA DE JESUS LA FUNDACION DE ESTE CONVENTO QUE SE EFECTUO EL 27 DE ENERO DE 1628” Apenas habían transcurrido 46 años desde el fallecimiento de la Santa de Ávila.
Con fachada a la calle de Santa Ana y a la Plazuela de El Salvador, este edificio de granito, mampuesto, ladrillo y adobe, acogía a las hermanas de la Orden del Carmelo. La portada del templo conventual de las religiosas Carmelitas, (Foto 3) tiene una esbelta arquitectura neoclásica. Es de muy fina piedra granítica. Ostenta dos grandes y hermosas columnas de fino granito, de orden jónico, que sostienen el cornisamento. El frontón es partido: en medio de el se yergue un magnífico escudo de doña María de la Cerda, de primorosa labra. Es cuartelado en cruz y lleva: en el primero y cuarto, dos castillos mazonados y dos leones rampantes (Castilla y León); en el segundo y tercero, tres flores de lis (Francia). Bajo este uno de las armas de la Orden del Carmelo (Descalzas), que lleva un monte en su color natural sumado de una cruz latina, acompañada de tres estrellas de seis puntas, es oval de granito, se acoda de una media luna, se timbra de un coronel y asienta sobre una cartela.
En la esquina de la Calle de santa Ana y el salvador se ve un escudo del Obispo José Jiménez Samaniego, y sobre una puerta de la calle de Santa Ana, dos escudos a la izquierda Trejo (Castillo sobre ondas) y a la derecha que trae una banda en el campo con un águila arriba y otro abajo).
En el interior se podía resaltar los altares, el mayor (foto 1 y 5 ayer y hoy) barroco y sobredorado, que cubría todo el frente del presbiterio, con buenos ejemplares, con buenos armeros policromados, los dos laterales, en uno de ellos se encontraba una imagen de santa Teresa, que se atribuye a Gregorio Fernández.
En el pavimento de la iglesia hay tres losas sepulcrales por el siguiente orden:
La primera losa, junto al presbiterio, cubre los restos de doña María de la Cerda y sus padres. Tiene en su parte superior el escudo de la señora. El epitafio dice así: “Aquí están sepultados Doña María de la Cerda Porcallo, fundadora de esta Santa Casa, y sus padres. Manda que no se pueda enterrar aquí ninguna persona jamás. 1616”.Recio estilo, imperativo y exclusivo, el de esta inscripción.
A mitad del templo hay otra laude. Tiene también en la parte superior un escudo, que es partido. En la mitad diestra hay seis roeles; en la siniestra, un castillo mazonado al que coronan tres almenas. En los márgenes laterales de la lápida se lee esta inscripción bíblica del libro de Job: “Expecto donec veniat immutatio mea”. En el centro muestra este epitafio: “Aquí yace Doña Catalina de Otenez, viuda de Jerónimo de Castro. Dótala el Licenciado Don Antonio de Castro Otenez, su hijo, Cura de la Catedral y Familiar del Santo Oficio de la Inquisición, Confesor de este Santo Convento para los hijos y sucesores de sus padres. 1651”.
Próximo a la cratícula, es decir de la ventanilla en que se daba la comunión a las monjas, está otro sepulcro en cuya piedra se lee: “Sepultura del Doctor Juan Jiménez Moreno, Presbítero, primer Capellán y Confesor de este Convento. Está dotada. Murió el 16 de diciembre de 1653”. No tiene esta laude el escudo (que es de heráldica simple) arriba, como las otras citadas, sino en su parte inferior. En el hay únicamente dos cervatillos.
Don Juan Jiménez Moreno fue rector de la parroquia de El Salvador, y por ello fue también testamentario de doña María de la Cerda. Trabajó mucho en la fundación de este monasterio y escribió la primera historia del mismo, como ya dijimos en el anterior número de este periódico. Trabajó al lado del Obispo placentino don Sancho Dávila y Toledo, el gran amigo de Santa Teresa y gran favorecedor de la Reforma Carmelitana. Y prosiguió laborando con el siguiente Obispo don Francisco de Mendoza en cuyo pontificado si inauguró este convento carmelitano, superándose muchas y graves dificultades y que resultaría muy largo narrar. Don Juan Jiménez acompañó personalmente a las Carmelitas Descalzas fundadoras en su viaje a Plasencia desde el convento de Nuestra Señora de la Imagen, de Alcalá de Henares; viaje que se realizó en los últimos días de enero de 1628. Bien mereció este buen doctor Jiménez Moreno el reposar para siempre aquí, en este templo de su ministerio.
Sobre el muro del Coro, otro escudo policromado con las armas de la Cerda (Foto 2)
Trescientos sesenta y cinco años después, en 1963, estas religiosa abandonaron este cenobio, trasladándose a uno mas moderno a las afueras de nuestra ciudad.

Esperemos que nos sea víctima de la ruina como otros muchos edificios ilustres , y que se sepan conservar estas inscripciones y losas funerarias que esperamos que aún existan. No he podido acceder al interior del convento, pues es privilegio de algunos que nos no permitirían divulgar al menos de momento lo que es patrimonio de todos los placentinos.

José A, Pajuelo Jiménez-Pedro Luna Reina de la A.C.P. “PEDRO DE TREJO”
SEMBRANDO INQUIETUDES.


martes, 11 de agosto de 2009

EXTREMEÑOS EN EL MUNDO. III

FERNANDO PLAZA MONTERO
Hoy traemos a nuestro blog a un ingeniero naval extremeño que después de recorrer medio mundo manifestando el orgullo de ser de esta tierra, dejando el nombre de Oliva de Plasencia y Extremadura en las aduanas de más de sesenta países a lo largo y ancho del mundo, hoy de vuelta a su región vive en Badajoz, donde goza del merecido descanso de los eméritos, disfrutando de su esposa, de sus 4 Hijos y 10 nietos (anglo españoles), siete de los cuales viven en Inglaterra

Breve reseña de don Fernando Plaza, un extremeño internacional
Don Fernando nace en el pueblo de Oliva de Plasencia en la década de los años cuarenta del siglo pasado.
1942-1956, Vive y estudia en la imperial Toledo (ciudad destino de su padre, Pascasio Plaza, también de La Oliva como todos sus antepasados, el cual era sub-oficial del ejército).
1957-1970, Vive y estudia en Madrid (graduándose en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales).
1970-1975, Vive y trabaja en Cádiz, como ingeniero naval /inspector de buques con Lloyds Register of Shipping (Sociedad de Clasificación de Buques británica).
1975-2000, Se le nombra, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, miembro de la Secretaría de la Organización Marítima Internacional (OMI) y se traslada a Londres en calidad de funcionario internacional (digamos parte de la curia) en esta Organización que es la Agencia especializada de Naciones Unidas exclusivamente dedicada a temas marítimos, donde hace su carrera exterior, ocupando sucesivamente los cargos de:
- Oficial de Programas para América Latina- División de Cooperación Técnica ( 1975-1977)
- Jefe de Sección para América Latina y el Caribe- División de Cooperación Técnica (1977- 1980)
- Director Adjunto- División de Cooperación Técnica, dedicado a la ejecución de proyectos en países en vías de desarrollo (1980-1985) y al control de los Asesores de la OMI en varias disciplinas.
- Director Adjunto Principal- División de Seguridad Marítima y Director de la Sub-División de Tecnología Marítima (1985-2000) entre cuyas funciones se incluían las de Secretario Ejecutivo de los cinco Subcomités Técnicos del poderoso Comité de Seguridad Marítima de la OMI (órgano legislativo y de implementación de Convenios Internacionales de aplicación mundial sobre Seguridad Marítima y control de la Contaminación Marina procedente de los buques y artefactos navales) así como coordinador de la Cooperación Técnica internacional ofrecida por la OMI en esos ámbitos.
Durante su estancia en Londres complementa su formación técnica obteniendo un Master en Relaciones Internacionales por la Universidad del Sur de California (en el periodo 1978-1982).
Por sus trabajos en pro de la seguridad marítima a bordo de los buques recibe algunos reconocimientos de Gobiernos extranjeros así como la Encomienda de la Orden del Mérito Civil otorgada por S.M. El Rey en 1985.
A finales del año 2000 renuncia voluntariamente a su cargo en la OMI por motivos personales y regresa a España en 2001, afincándose- poniendo la era como quien dice- en Badajoz (nada extraño al ser su esposa, María Ardila Pérez, de Talavera la Real). Desde Badajoz ofrece su experiencia en el sector marítimo (lo que no deja de ser un poco paradójico proviniendo de alguien de tan “tierra adentro”) y sus servicios al Gobierno español (Dirección General de Marina Mercante y Salvamento Marítimo) y a la Asociación y Colegio de Ingenieros Navales y Oceánicos (AINE-COIN), que ya se lo habían insinuado y que los aceptan, sirviendo subsiguientemente como experto nacional en temas internacionales y formando, durante algunos años, parte de las delegaciones españolas ante la Organización Marítima Internacional en Londres, ciudad que visita regularmente, hasta su “retiro” de esta actividad.
Simultáneamente la propia Organización Marítima Internacional lo vuelve a requerir como experto internacional, cosa que acepta y consecuentemente realiza varias misiones como Consultor Líder a países del Medio Oriente (Líbano, Siria, Egipto, Israel, Jordania y Turquía), hasta el 2007, fecha en que alcanzados sus 65 años de edad, decide cortarse la coleta, descansar de viajes oficiales y dedicar más tiempo a su tierra y su familia.
Durante el casi tercio de siglo de servicio en el entorno de Naciones Unidas ha tenido la oportunidad de publicar gran número de ponencias y estudios técnicos así como visitar (algunos países múltiples veces) y realizar misiones de trabajo, todas en el ámbito marítimo, en 76 países, Dependencias, Colonias y Territorios según sus récords, cubriendo cuatro continentes (su lugar de nacimiento-Oliva de Plasencia, Cáceres, ha quedado por tanto plasmado en las inevitables Hojas de Control de embarque/ desembarque de los innumerables aeropuertos de los países visitados) amén de numerosas participaciones activas en Congresos, Conferencias Internacionales y Reuniones Técnicas en el ámbito marítimo patrocinadas por la OMI y por otras Agencias del Sistema de Naciones Unidas, tanto en países industrializados como en países en vías de desarrollo.
Durante los últimos años, ha estado también involucrado en actividades de tipo social en Extremadura, principalmente en UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), de la que he sido Presidente del Comité provincial de Badajoz (2004-2007) donde sigue de colaborador así como del Club Rotary de Badajoz, (del que ha sido Secretario y Presidente) hasta el día de hoy.
Fotos- Con Mrs. Adamona Directora general de Asuntos Marítimos de Kazakhstan y su interprete Luba. 2.-Directores Marítimos con el bote del Presidente de Kazakhstan. 3.- En Badajoz con Portugal al fondo. 4.- Con su interprete Luba.-

Departamento de Investigación y Divulgación de la A.C.P. “PEDRO DE TREJO”
SEMBRANDO INQUIETUDES
-

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.