viernes, 18 de enero de 2008

LOS ORIGENES DE LA CIUDAD



ORIGENES DE LA CIUDAD


Que las leyendas no se hagan ley…
No se sabe con certeza , no esta muy documentado, pero creemos asegurar que la fortaleza de Ambroz, fue construida en la segunda mitad del siglo VIII ( el Ambroz de las cronicas cristianas) por Oveida ben Amza famosísimo guerrillero musulmán decapitado mas tarde por el vali Amru en Toledo, por orden del emir Alhajen de Cordoba. Esta fortaleza fue conquistada por don Ordoño; perdida Plasencia, fue reconquistada por el rey de Navarra y Conde de Castilla; se apodero nuevamente de ella el famoso Almanzor y en 1077 Alfonso VI la une a la corona; la conquista no fue definitiva, alternan en su posesión moros y cristianos. Alfonso VII, la arrebata a los muslimes en 1124, y Alfonso VIII, la saca definitivamente del yugo Ismaelita en 1178, un año después de la conquista de Cuenca, decidiendo fundar en este lugar la Ciudad de Plasencia dotándola con un escudo que tiene una inscripción “ Ut Placeat Deo et hominibus “, Para agradar a Dios y a los hombres, como si quisiera dar a entender lo benigno y grato del clima en que se había de asentar la ciudad que fundaba.

Sobre una suave loma, bañada por el río Jerte, en el dilatado valle que forman las vertientes de algunos ramales de los montes carpetanos, se halla edificada esta Ciudad.

El Arzobispo de Toledo D. Domingo Jiménez de Rada, es su libro 7º de su Historia de España, capitulo 28, tratando de la fundación de Plasencia, por el Rey D. Alfonso VIII, trae estas palabras dignas de que la Ciudad las tuviese en mármol para memoria de sus hijos, y elogio del gran rey fundador: “ convertit manum ad novitaten operum et edificavit denuo civitaten, gloria statuit in ea presidium patriae, et nomen ejus vocavit Placentiam. Covertit populos in urbe novam, et exaltavit ibi tryaram pontificis, sacerdotio logis ordenat cam et delatavit terminas ensis sui.” Convirtió su mano a la novedad de las obras, edifico de Nuevo una Ciudad de Gloria, puso en ella el presidio de la Patria, y llamole Plasencia; convirtió los pueblos en una Ciudad nueva y ensalzo allí la tierra pontificia; ordenándola de Sacerdocio de la ley y dilato los términos de su espada.

Las palabras "edifico de nuevo" , así como la mención que hace el Rey en el privilegio o carta de fundación de que “ él juntamente con su mujer Leonor y sus hijas las infantas Berenguela y Urraca, para honra de Dios, en un sitio que desde muy antiguo se llamaba Ambroz, edifica una Ciudad, a la cual puso de nombre Plasencia.

El objeto que se propuso el Rey fundador fue tener un baluarte en las frontera de Castilla, que entonces era el limite, mando edificar un alcázar en la parte mas elevada de la Ciudad y fuertes murallas con sus cubos o torreones y barbacanas.

D. Bricio, fue el primer prelado que ocupo la Sede Placentina, desde el mes de Abril de 1190 al 1212, en que fue trasladado a la Santa Iglesia Catedral de Burgos, dirige su mirada a la seguridad exterior construyendo imponentes muros, con sus majestuosos cubos que aumentan la seguridad de la codiciada plaza, y terminadas estas obras, en la que trabajaron constantemente nueve mil hombres, en los once meses que duro la obra, comienza la construcción de la primitiva Catedral, que estuvo emplazada en parte de lo que hoy ocupa la Iglesia de Santa Ana, la Magdalena en lo mas apartado de la fortaleza, la parroquia de San Pedro (es el edificio que los árabes construían con esplendidez para su mezquita ), la de San Martín, en el mismo sitio que hoy la admiramos y todas se remontan al año 1200; en las jambas de la puerta de San Martín, próxima a la calle la Tea, se lee: “ Estos arcos fizo Joan e era Domínguez mayordomo. Era MCCXXVIII “, o sea año de N.R. 1200. Siendo esta la inscripción mas antigua de la ciudad que se conserva en el día de la fecha.
La ermita de la Cruz, ( Santa Elena ) la mando construir D. Bricio para colocar al Santísimo. Cristo de las Batallas, en recuerdo del que se venera en Burgos, delante de esta Sagrada Imagen juraban los caballeros y soldados de Plasencia y su tierra, antes de ir a la guerra.
Se desconoce los primeros Prebendados y el numero fijado por D. Bricio entre los esclarecidos de su siglo, las iglesias por el edificadas en las villas y pueblos de su Obispado, y las armas que diera a la Catedral, cuya primera piedra coloco con sus manos victoriosas el fundador D. Alfonso VIII.


Semanario Pintoresco Español.
Prelados Placentinos. J. Benavides Checa.

Jose Antonio Pajuelo Jimenez
Pedro Luna Reina

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.